La primavera… la mala sangre altera.

Oh, la primavera. Qué ilusión, la primavera. Qué bonita, la primavera. Qué asco, la primavera. Y no me digáis que no. Si te abrigas te achicharras, si sales sin chaqueta te resfrías y si no da igual, te da un ataque de alergia. Te duele todo con los dichosos cambios de tiempo y encima vas a rastras porque tu cuerpo ha decidido declararse en huelga (o astenia primaveral, que vendría a ser lo mismo).

Menos mal que hay cosas que ayudan a pasar el mal trago. Las terracitas al sol, salir de trabajar y que aun sea de día y, al menos en mi caso, mi huerto urbano. Ahora todo crece, brota y florece. Todo florece tanto que incluso cosas que no queremos que florezcan (como los brócolis que llevaban plantados todo el invierno) lo hacen. Y todo brota tanto que hasta lo que no nos esperamos que lo haga, también lo hace. Como el jengibre, por ejemplo. Y qué queréis que os diga, si se me insinúa de esa manera, pues no lo puedo evitar, tengo que plantarlo.

Raíz de jengibre con brotes.
Raíz de jengibre con brotes.

¿Por qué? Pues al principio lo planté básicamente para ver qué pasaba. Y pasó lo que tenía que pasar, que sale una planta bastante resultona. Luego ya me puse a investigar, y descubrí que era una gran forma de tener jengibre fresco en casa siempre, cosa que ya va bien porque las raíces que venden son muy grandes, usas apenas dos centímetros y el resto si te descuidas se echa a perder.

Ya que estaba seguí investigando, porque si bien sabía de algunas de sus propiedades como planta medicinal, tampoco le había hecho demasiado caso más allá de usarla para las recetas orientales o echarla en algún zumo. Resulta que la raíz de jengibre tiene propiedades como remedio digestivo y para los mareos, como antiinflamatorio, para evitar los dolores menstruales e incluso están elaborándose estudios que apuntarían a que tiene propiedades anti cancerígenas. Hay mucho por demostrar todavía, sí, pero también queda mucho por investigar.

jengibre en maceta
Planta de jengibre. Pues eso, resultona.

 Lo que está claro es que si os encontráis una raíz de jengibre en la tienda (o en la nevera) con brotes verdes podéis conseguir una bonita planta y además tener jengibre fresco a mano. Plantadlo con los brotes hacia arriba, enterrando el resto de la raíz horizontalmente y mantened la tierra húmeda pero sin encharcarla. Mientras tenga luz da igual si la tenéis dentro o fuera de casa, pero sabed que si la tenéis fuera en invierno se le caerán las hojas y en primavera volverá a brotar.

Si os apetece una infusión solo tendréis que cortar un centímetro de raíz, pelarlo, hacerlo rodajas y dejarlo en infusión 10 minutos. Con un poco de miel y limón… ¡está buenísimo!

Anuncios

3 comentarios en “La primavera… la mala sangre altera.

    1. Hola wapi! Lo ideal sería que te tomases la infusión que pongo tres veces al día desde un par de días antes de la regla. Si te da mucho palo hay cápsulas, si quieres según las que encuentres te digo cuantas tomarte al día. Pero la infusión está buenísima y también te ayudará con las náuseas y el malestar.
      Curioso lo de las aftas, a mí me pasa con algún antiinflamatorio y no se lo había escuchado a nadie más. ¡Jodida genética! 😉

      Me gusta

  1. Por cierto, hay estudios que para los dolores de regla equipara los efectos del jengibre a los del ibiprofeno y otros medicamentos habituales. 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s