Loca sí, tonta no.

Porque vale, puede ser que lleve todo el camino para convertirme en la loca de los gatos, ya tengo dos y si por mí fuese podría tener quince, pero el hecho de que los mininos hayan controlado mi mente y me dominen no implica que tenga que ir pagando barbaridades por todo lo que necesitan. Como dicen aquellos… yo no soy tonta.

Si tenéis gato (y si no ¿a qué esperáis?) sabréis que les va muy bien tener hierba de gato para poder purgarse… como a nosotros nos va bien comer lechuga, ni más ni menos. Si sois de los que la compráis en la tienda ya en su tiesto sabréis que mínimo pagaréis 1€ por la planta, aunque yo he visto pedir hasta 2€, y sabréis que a los 10 días estará seca y “chuchurría”.

Si sois de los que la plantáis vosotros ya os habréis dado cuenta de que un sobre de semillas de hierba de gato sale por el mismo precio que una maceta, con la ventaja de que hay para dos o tres veces, con lo que sale más barato.  Eso si no plantáis la bandejita que venden en el supermercado con tierra y semillas, claro, eso es un atraco a mano armada.

Tras ir plantando y plantando me dí cuenta de que las semillas que traían aquellos sobres eran bastante simples, cereales, básicamente. Así que empecé a investigar y me di cuenta de que en su mayoría era alpiste, sí, el de los pájaros. Y oh, sorpresa, cuando vas a comprar alpiste para pájaros te das cuenta de que vale 1,37€… ¡¡¡el paquete de 800 gr. !!! ¡Pero si con eso puedo plantar un campo de fútbol!

Así que cogí el paquete de alpiste y decidí probar suerte, a ver si crecía como era debido y a ver si a mi señor gato, Apollo, le gustaba ya que es el gourmet de la casa.

photo1430297942600

Andaba yo buscando un tiesto y un plato para poner debajo del tiesto cuando me di cuenta de que era un mal invento. Como es un tiesto pequeñito y pesa poco la mitad de las veces me encontraba el tiesto por un lado y el plato por otro, con agua por todo el espacio intermedio… Además, cada vez que regaba la planta se salía el agua del plato y, antes de poder recogerlo, algún gato ya había metido hocico y patas por allí. Nada, que no, que tenía que buscar otro sistema.

Y photo1430297941498lo encontré, reciclado, estable y con depósito de agua. ¿Mola, eh? Es el cuello de una botella de plástico grande (1,5 o 2 litros) dentro del resto de la propia botella. No os he puesto el “paso a paso” porque creo que es obvio y además cada botella tiene su forma y con lo que tendréis que mirar cómo hacer que encaje. Eso sí, recordad agujerear con un cuchillo el tapón y el cuello de la botella que rodea al tapón para que cuando reguéis el agua se filtre (y, oh, maravilla, se quede en el “depósito”).


photo1430297942036

Una vez hecho esto, llenáis el cuello de la botella con sustrato (el más barato que encontréis) y le echáis una o dos cucharaditas de semillas de alpiste por encima, a modo de “lluvia”. Mezcláis ligeramente con la tierra, lo regáis y lo dejáis en el balcón o la ventana.

Recordad regar cada día, sin encharcarlo,  de forma que la tierra siempre esté húmeda.


Al cabo de unos cuatro días veréis que empiezan a asomar los brotes:

photo1430297940980


Y al cabo de una semana descubriréis que a vuestro gato le gusta tanto o más que la que le comprabais a precio de oro. Y aquí tenéis la prueba, ¡en cuanto se la puse delante se pegó un atracón!

photo1430297940401

3 comentarios en “Loca sí, tonta no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s